Un estudiante secundario creó zapatos para ciegos que vibran al detectar objetos cerca

Usan sensores de ultrasonido y un vibrador en el zapato para alertar al usuario; los creó Juan Manuel Bustamante, un alumno de un Colegio Industrial de Río Gallegos.

Juan Manuel Bustamante, un alumno de un Colegio Industrial de Río Gallegos, diseñó unos zapatos con sensores ultrasónicos que detectan objetos de cualquier material, para ayudar a disminuidos visuales y no videntes.

El dispositivo, al que Bustamante llamó “Duspanovi”, mide la distancia de los objetos e informa a quien los usa a través de vibraciones en el pie, que varían su intensidad según la cercanía de los mismos. Este prototipo ayudaría a las personas no videntes, reemplazando el convencional bastón.

Tengo una amiga con problemas visuales y ella me mostró que entre los 10 y los 25 años se suele generar un rechazo al bastón. Fue por eso que me propuse crear un dispositivo más discreto, para que se sientan más cómodas y así fue cómo surgió el zapato, ya que es lo más común y se utiliza todo el día“, señaló el joven diseñador, del Colegio Industrial N° 4 de Río Gallegos.

Con esta creación, Bustamante ganó la instancia provincial, y entre el 9 y el 14 de noviembre próximos representará a Santa Cruz en la Feria Nacional de Ciencias en Tecnópolis.

Lo principal no es ganar, sino que llegue a la persona que lo necesite. El proyecto es para ayudar, no para ganar el premio o hacerme millonario“, indicó el estudiante.

El dispositivo está montado dentro de la suela del par de zapatos y contiene tres sensores ultrasónicos en las partes frontal, lateral externa y posterior. Estos actúan con un sonar que envía una onda que, al rebotar contra un objeto, permite al calzado determinar cuan cerca o lejos están los obstáculos detectados.

Juan Manuel Bustamante, el estudiante que diseño y fabricó los zapatos con sensores de ultrasonido.

El zapato, que funciona a batería, detecta objetos de todo tipo: plástico, cemento, metal, mármol, madera, tela, vidrio, persona, puerta, vigas, animales, autos, camas, árboles y cualquier objeto que se encuentre a un radio de 25 centímetros del calzado.

Se carga a través de un cable USB conectado a la computadora o con un cargador de celular. La carga completa demora cerca de cinco horas y tiene una duración utilitaria de tres o cuatro días“, comentó su creador.

www.lanacion.com.ar