Estudiar en el exterior no es un sueño imposible

Buen día, ¿qué les gustaría estudiar?“, así empieza sus diálogos con los futuros estudiantes Carlos María Rivero y Hornos, asesor de las universidades estadounidenses. Es sábado y son apenas las 11 de la mañana, pero en el edificio del Centro Naval, en el microcentro porteño, ya no queda lugar. Más de 600 alumnos de colegios y universidades argentinas -algunos acompañados de padres y hermanos- se volcaron a los puestos de 32 universidades de Estados Unidos, Francia, Alemania, Bélgica, Australia, Italia y otros países, donde representantes y graduados argentinos de esas casas de estudio respondían a las preguntas acerca de las posibilidades de estudio en el exterior en el contexto de la XII Feria de Universidades Extranjeras, organizada por la Alumni Foundation de Argentina (ALFA).

El Centro Naval, ayer al mediodía

El abanico de opciones académicas incluía las becas para los alumnos de las escuelas secundarias de Colegios del Mundo Unido (UWC, por sus siglas en inglés), programas de intercambio y carreras de grado y posgrado, con becas parciales o completas en universidades como Yale, MIT y Duke de Estados Unidos; Insead y HEC París, de Francia; Bocconi, de Italia, y muchas otras.

Adriana y Verónica Müller son hermanas, tienen 18 y 22 años, y llegaron a esta feria juntas para conocer cara a cara las universidades donde podrían estudiar Ingeniería Química. Verónica ya es alumna de Química en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y ahora quiere ir a un intercambio en Italia. “Más allá de la carrera, me gustaría conocer la cultura de este país”, comentó. Camilo Elía, estudiante de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), de 21 años, vino con su padrastro. “Fue difícil encontrar una oferta sobre artes, ya que la mayoría de las universidades están orientadas a economía y negocios“, contó el joven. La oferta deseada apareció en la Universidad de Liege, de Bélgica, donde Elía piensa hacer la maestría en Artes Escénicas.

Bélgica me parece un lugar increíble, tengo familia allá y quería fortalecer mi conocimiento de la cultura y los idiomas de ese país“, comentó.

Juan Buchet e Ignacio Tresca se formaron en la Escuela de Estudios Superiores de Comercio (HEC París) y describen su experiencia como “enriquecedor en lo académico y humano“. Ayer pasaron más de cuatro horas hablando con todos los interesados en estudiar allí. Rivero y Hornos, que estudió Psicología en Harward, también compartió su experiencia con los jóvenes estudiantes para alentarlos y mostrar que “todo es posible”.

Lógicamente, la pregunta más frecuente entre los padres estuvo relacionada con los costos de estudiar en el exterior. Si bien los gastos en algunas universidades podrían llegar hasta los US$ 100.000 anuales, existen varias posibilidades de financiamiento y becas para estudiantes sobresalientes. Ricardo Mario Low, presidente del Club Yale en la Argentina, aseguró que “hay muchas becas disponibles, pero pocos las aprovechan“. Algunas becas llegan hasta un millón de dólares por estudiante, con oportunidades de múltiples viajes al país de origen y otras partes del mundo. Además, aclaró: “Nadie quiere una fuga de cerebros, porque después los graduados vuelven a sus países para el desarrollo profesional“.

Aunque la mayoría de los estudiantes argentinos vienen de las escuelas privadas, la nueva meta de los ex alumnos de las universidades extranjeras es atraer otro perfil. “Ahora, queremos más estudiantes de las escuelas públicas y del interior“, dijo Low mientras hablaba con el marplatense Lucas Fernán Salvador, estudiante de quinto año del secundario, y su madre, Analía Iturbe Leszczyszyn. Salvador ganó varias olimpíadas de matemática e informática, y ahora quiere estudiar Ciencias Informáticas. “Es importante tener un apoyo y un guía en este camino. Hablar con personas exitosas hoy fue muy inspirador“, dijo el estudiante.

Para Domingo Giorsetti, vicepresidente de ALFA y presidente del MIT Club de la Argentina, “hay un antes y después” del estudio en el exterior. ALFA, fundación sin fines de lucro creada por ex alumnos de universidades extranjeras, busca mostrar oportunidades y guiar a quienes quieran estudiar en el exterior. “Si te aceptan en una universidad, es porque están seguros de que podés estudiar ahí“, dijo Giorsetti. Oficial de la Marina argentina y egresado del MIT, Giorsetti aconseja anotarse en varias universidades, confiar en sí mismo y tener buenas notas.

Enlace | Alumni Foundation de Argentina (ALFA)

www.lanacion.com.ar