[Santa Fé] Estudiantes de Villa G. Gálvez diseñaron anteojos con sensores para no videntes

Docentes y alumnos, con el dispositivo que diseñaron, en el marco del Programa Ingenia.

El equipo de 12 estudiantes pertenece a la Escuela Técnica Nº 485. El dispositivo permite detectar la presencia de objetos y lo informa a través de vibraciones.

Docentes y alumnos, con el dispositivo que diseñaron, en el marco del Programa Ingenia.

Docentes y alumnos, con el dispositivo que diseñaron, en el marco del Programa Ingenia.

Un equipo de estudiantes de Villa Gobernador Gálvez creó lentes con sensores de movimiento para personas no videntes. Se trata de 12 alumnos de la especialidad de electrónica de la Escuela Técnica Nº 485 Vicecomodoro Marambio, que llevaron adelante este proyecto en el marco del Programa Ingenia.

La idea surgió a partir de la reformulación de un proyecto anterior que consistía en una gorra con parlantes, la que cumplía relativamente la misma función que ahora cumplen los lentes: alertar de la proximidad de una persona u objeto a una persona no vidente o con disminución visual.

La idea se empezó a gestar en el año 2014, desde la materia Electrónica Digital y Proyecto Tecnológico. Los alumnos y docentes que ya habían ideado la gorra para no videntes decidieron seguir innovando con un prototipo más eficiente.

Reformulado. “Cuando surgió la posibilidad de presentar el proyecto en el Programa Ingenia, tomamos el trabajo que veníamos haciendo y lo reformulamos. El director de la escuela, nos dijo que estaba la posibilidad, ya que teníamos hecho algo, y podíamos mejorarlo”, recordó el docente Alexis Conte.

En un primer momento se confeccionó una gorra que cumplía una función similar, pero que a modo de sensores tenía dos parlantes pequeños a los costados en vez del chip que actualmente genera la vibración en los lentes.

Los sensores de ultra sonido emiten y reciben la señal, la que   al rebotar calcula la distancia para dar aviso a la persona que usa los lentes sobre la cercanía de una persona u objeto.

La gorra, como primer prototipo, funcionaba; pero cuando el sonido de ambiente era muy fuerte no se percibía bien la cercanía, lo cual era su función primordial”, evalúan. “No podía avisar a la persona no vidente. Subías el volumen pero terminaba siendo una molestia ya que las personas no videntes tienen el oído más desarrollado, y el ruido constante es mucho más fuerte y más molesto”, explicó Conte.

La construcción inicial de la gorra llevó un tiempo estimado de ocho a nueve meses de trabajo. Con parte del circuito desarrollado, se aplicó a los lentes. pero aun así llevó dos o tres meses más darle fin al proyecto. La idea reformulada fue cambiar los parlantes por los vibradores similares a los que usan los celulares para que su utilidad fuera mayor.

El microprocesador sintetiza la señal para los emisores, luego la detecta con amplificadores, y en el rebote la vuelve a detectar para calcular el tiempo que lleva en ir y venir, avisando de la cercanía con personas u objetos.

Accesible. Si bien muchos de los materiales necesarios para poder concretar estos lentes con sensores de proximidad son importados, su costo final podría ser muy accesible. “Calculamos que podría costar unos 600 pesos”, dicen los diseñadores. El anhelo de la comunidad educativa es que este prototipo que se exhibió en el Programa Ingenia pueda replicarse con un uso social.

Alexis Oviedo, Cristián Ledesma, Pablo Ortega, Giuliana Gómez, Mariana Escobar, Eugenia Oliveros, Nicolás Dearmas, Nahuel Del Sole, Florencia Ribotta, Marcos Pereyra, Nicolás Ramírez Saldutti, y los docentes Daniel Ricci y Alexis Conte son los responsables del diseño de las gafas con sensores de movimiento para personas no videntes.

Los chicos que iniciaron el año pasado esta labor están sumamente entusiasmados con poder continuar en  carreras relacionadas con la electrónica, mientras tanto se comprometieron a presentar el proyecto de lentes en otras instancias o ferias de innovación tecnológica.

Acerca del Programa

Ingenia es una iniciativa para apoyar el desarrollo de proyectos socioculturales que tengan a los jóvenes como protagonistas, incentivando el carácter asociativo, grupal o colectivo de las juventudes. De esta forma, se busca reconocer, fortalecer e impulsar la capacidad y tejido asociativo de las organizaciones, grupos, movimientos, redes y colectivos de jóvenes, como estrategia para facilitar su incidencia en políticas públicas.

Las ideas seleccionadas cuentan con acompañamiento y apoyo económico para su puesta en marcha:

  • Hasta $17.500 proyectos e iniciativas generales (modalidad A)
  • Hasta $35.000 proyectos tecnológicos (modalidad B)

Enlace | Programa Ingenia

 

www.lacapital.com.ar