Estudiantes diseñaron una sonda para alertar sobre la altura del río Uruguay

En el proyecto participaron siete alumnos y tres docentes de la EPET 39 de El Soberbio. Permitiría conocer de antemano cuando el río comience a crecer hasta alturas de evacuación. Pero necesitan financiamiento para implementarlo.

Los Bomberos Voluntarios de esta ciudad llegaron hasta la EPET 39 con un pedido: que los alumnos elaboren algunos pluviómetros. Pero los chicos fueron más allá y, en vez del pluviómetro, crearon una sonda que predice la altura del río a través de radiofrecuencia, lo que ayudaría a alertar a la población cando el río alcance niveles de evacuación.

Fueron Fabián Rivinios, Franco Filipino, Luis Olivera, Alan Fernández, Yohana Galeano y Camila Savanco, supervisados y acompañados por los profesores Juan Bella, Fabián Fosst y el director Sergio Vallejos, quienes idearon el proyecto y lo llevaron a cabo en tiempo récord, ya que el pedido de los Bomberos llegó el lunes pasado y este jueves los chicos ya probaron el dispositivo.

La sonda “permitiría alertar a la población cuando el agua alcance niveles de evacuación, porque el problema es que cuando crece el río nadie sabe más o menos cuanto creció, cuándo tienen que evacuar y cuándo no. Entonces con esto sabrían que cuando el río llega a 14 metros y sabremos cuando las personas deben evacuar”, contó Yohana Galeano, una de las que participó en la elaboración del prototipo.

El equipo va a ser instalado en el río, más o menos a dos kilómetros de la ciudad. La sonda va a activar una radio que va a estar en el lugar que va a transmitir a la Policía en caso de que el río llegue a los 14 metros”, señaló Alan Fernández, otro de los alumnos que trabajó en el proyecto.

Por el momento, los chicos trabajan con un equipo UHF que les prestó la Policía de El Soberbio. “Lo ideal sería tener un poco más de alcance y una señal más clara, pero necesitamos recursos para comprar uno propio y no tenemos”, agregó Alan y remarcó que “en cuanto tengamos el equipo, lo estaremos instalando. Si lo conseguimos para la semana que viene ya lo tendremos instalado, tenemos todo preparado el proyecto”.

Es más, la intención de los chicos es tener un transmisor de radio con señal abierta, para que cada ciudadano pueda sintonizar una frecuencia de emergencia en la radio y escuchar el sonido que indique si el río tiene niveles de evacuación. Debido al equipo con el que trabajan, por el momento, el dispositivo pudo llegar hasta dos kilómetros de la ciudad.

El director de la institución, Sergio Vallejos, señaló que “es un sistema independiente de señal de teléfono e Internet, lo que permitiría estar alerta e informados por más que no haya señal”.

La sonda trabaja con una batería porque “cuando hay inundaciones o tormenta no hay señal de Internet o teléfono, por lo que no se pueden bajar los datos de la represa de Chapecó o mediciones más sofisticadas, pero esto serviría perfectamente”.

Ahora, comienza la búsqueda del financiamiento. Vallejos señaló que este lunes la escuela presentará un informe técnico a Defensa Civil con la intención de buscar financiación para instalar el prototipo. “Todo va a estar explicado en el informe y vamos a ver qué dice el Gobierno, veremos si les interesa invertir en esto”, indicó.

Un problema conocido

Las inundaciones son un problema conocido en El Soberbio. En épocas de lluvias, tanto los ciudadanos como las autoridades deben estar atentos a cómo está el río y, en caso de crecida, comenzar el proceso de evacuación. 

Los alumnos se vieron motivados por la situación que estamos viviendo en nuestro pueblo”, señaló Vallejos. “Acá somos todos conocidos y es un problema porque cada vez que llueve tenemos que estar todos alertas”, dijo Yohana y agregó que “es un problema que requiere la colaboración de todos, de la iglesia y de la Municipalidad para abrir centros de evacuación y que la gente pueda acomodarse”.

Fue una semana de trabajo continuo, de mucho laburo”, dijo Vallejos. Es más, los chicos “se pusieron a trabajar hasta después de clases. Los profes acompañaron, fue una experiencia muy linda”, destacó el director. 

Para finalizar, Vallejo agradeció la colaboración de los Bomberos Voluntarios de la ciudad y la Policía de El Soberbio, sin la cual “nada de esto hubiese sido posible”.

“Nos beneficiaría a todos”

El dispositivo creado por los chicos de la EPET 39 “nos beneficiaría a todos”, destacó el jefe de los Bomberos Voluntarios de esta localidad, Julián Kuszielniki.

Señaló que no solo ayudará a bomberos y policías quienes conforman la parte más operativa, sino también a “todo el pueblo porque una vez que suena la alarma se sabrá que hay un potencial riesgo de inundación”, entonces “se tomarán las medidas pertinentes al caso de antemano”.

Kruszelniki remarcó que “está muy buena la idea” y que es “para prevenir futuras inundaciones que ahora, según los pronósticos, van a ser un poco más constantes”.

Indicó que los chicos “la sacaron en muy poco tiempo” y que la intención es implementarla efectivamente, pero el paso a seguir es tratar el proyecto “en una mesa chica junto al intendente y las autoridades competentes para que confirmen y le den un poco más de solidez al proyecto” y remarcó que “si bien tenemos información y la masticamos (sic) bastante bien ya, (el dispositivo) estaría para complementar esas predicciones que estamos haciendo” e indicó que “nos anticiparíamos a unas horas más de lo que ya tenemos”.

Por el momento, las autoridades conocen la situación de las represas de Itá y Chapecó pero desde allí hasta El Soberbio “no tenemos ningún tipo de conocimiento de qué caudal o qué volumen de agua manejamos”. Entonces, “la idea es poner un dispositivo que nos sirva para decirnos qué nivel de agua tendremos. Nos daría un poco más de tiempo a la hora de alertar”, indicó a la vez que señaló que, gracias a la información disponible, “ahora estamos trabajando con casi 24 horas de anticipación”.

Falta el edificio escolar

Los chicos de la EPET 39 idearon, diseñaron y elaboraron esta sonda para alertar sobre los niveles del río, todo en un taller hecho con paredes de madera, no en un edificio escolar propiamente dicho, ese viejo anhelo todavía inconcluso de los chicos que concurren a esta escuela técnica.

Qué tenemos que hacer para que el Gobierno nos construya el edificio escolar”, se preguntó el director Vallejos y agregó “estos gurises no solo tienen el derecho sino que se lo merecen”.

La institución tiene cinco años y, hasta el momento, no hay novedades de cuándo será el día en que tendrán su propio edificio. “Todavía no tenemos la escuela”, dijo Yohana, una de las impulsoras del proyecto. Quizá la creación de este dispositivo permita cumplir ese viejo reclamo.

 

Primera Edición