Logran ‘imprimir’ circuitos electrónicos en una rotativa

Investigadores de la Purdue University desarrollan una nueva técnica barata de ‘impresión’ de metales que permite hacerlos más lisos y flexibles y usarlos como material para fabricar dispositivos electrónicos ultrarrápidos.

 

Una nueva técnica de fabricación permitirá producir metales más lisos y flexibles recurriendo a un proceso similar al usado para imprimir periódicos. Gracias a eso, se superarán algunas de las barreras actualmente presentes en la fabricación de dispositivos electrónicos: a partir de ahora podrán ser más rápidos y baratos. ¿Dónde está el truco?

Hoy en día, nuestros portátiles y smartphones (entre otros muchos dispositivos) dependen de sus circuitos metálicos internos para procesar información a alta velocidad. Las técnicas actuales de fabricación obligan a que dichos circuitos cuenten con superficies rugosas, lo que causa que nuestros dispositivos se calienten y sus baterías se descarguen más rápido. Por ello, los futuros dispositivos necesitarán componentes metálicos mucho más pequeños (a nanoescala) para funcionar, lo que a su vez requerirá una resolución más alta para fabricarlos.

En palabras de Ramses Martínez, profesor asistente de ingeniería industrial e ingeniería biomédica, “los últimos avances en nanotecnología requieren que modelemos los metales en tamaños que son incluso más pequeños que los granos de los que están hechos. Es como hacer un castillo de arena más pequeño que un grano de arena”. Los investigadores de Purdue abordaron estos dos problemas (rugosidad y baja resolución) con un nuevo método de fabricación a gran escala denominado superplasticidad inducida por láser de rodillo a rodillo, que permite crear circuitos metálicos lisos a escala nanométrica utilizando láseres convencionales de dióxido de carbono, que ya se usan habitualmente para el corte y grabado industrial.

La impresión de pequeños componentes de metal [al estilo de la realizada con] periódicos permite que una corriente eléctrica viaje mejor con menos riesgo de sobrecalentamiento“, dijo Martínez. “En el futuro […] nuestra técnica podría permitir la creación de pantallas táctiles cubiertas con nanoestructuras capaces de interactuar con la luz y generar imágenes tridimensionales, así como la fabricación rentable de más sensibles biosensores”.

 

Logran ‘imprimir’ circuitos electrónicos en una rotativa