[Tandil] En el año, estudiantes de Técnica 2 elaboraron unos 50 kilos de alcohol en gel para el Hospital

La propuesta se enmarca dentro de las prácticas profesionalizantes de la educación técnica. Los egresados cumplieron con la producción de cuatro lotes del insumo a lo largo del año. En una acción con doble impacto, los jóvenes aplican sus conocimientos y el centro asistencial se provee de un elemento de especial importancia.

Los estudiantes de 7mo. año de la Escuela de Educación Secundaria Técnica 2 “Ingeniero Felipe Senillosa” elaboraron alcohol en gel que fue entregado al Hospital Municipal “Ramón Santamarina” para colaborar en la provisión de un insumo que tiene una demanda constante.

La actividad se enmarcó en las denominadas prácticas profesionalizantes, una propuesta que tiene por objetivo acercar las lógicas del mundo del trabajo y la producción a las del sistema educativo.

Así, a lo largo del año, los futuros técnicos elaboraron cuatro lotes del producto antiséptico en una tarea acompañada por la docente del laboratorio de química analítica y coordinada por una farmacéutica del Sistema Integrado de Salud Pública.

Este martes los estudiantes cumplieron con la cuarta producción del año, cuyo resultado permitió completar 50 potes y varias bolsas utilizadas para recargar los dispenser de los pasillos del centro asistencial público.

Reunidos en el laboratorio de química, ubicado en el primer piso de la institución educativa de Alem 285, los estudiantes de 7mo. año, Guadalupe Santomauro, Magali Quintana, Stefania Gigena, Camila Sosa, Sofía Romero, Brisa Guerazar, Sofía Márquez y Pedro Álvarez, contaron detalles del proceso y destacaron el impacto positivo que tiene su intervención.

Con este tipo de prácticas, los egresados adquieren conocimientos sobre el procedimiento en el laboratorio y el sistema sanitario recibe un extra en el insumo.

Toda capacitación que puedan recibir en esas prácticas profesionalizantes son  fundamentales porque los forman como profesionales. Se le da mucha importancia a eso y a las investigaciones que hacen a nivel particular con distintos proyectos”, destacó la docente del laboratorio de química analítica, Jesica Rojo, quien estuvo a cargo de la propuesta junto a la titular de la Umaad, Silvia Bernardoni.

El proyecto

La idea surgió a instancias de lo propuesto por la profesora de prácticas profesionalizantes Mónica Satostegui, que inició los contactos con el Hospital para llevar adelante del proyecto y avanzar en la producción de alcohol en gel. Luego, la docente María Inés Abraham continuó con la iniciativa que año a año fue creciendo.

La docente del laboratorio de química analítica, Jesica Rojo, destacó que la propuesta les permite a los jóvenes “poner en práctica todo lo que conocen” y lo que aprendieron durante los siete años en la escuela secundaria. “Y se nota que están acostumbrados por el modo en que manejan el material del laboratorio y eso es lo que se les pide”, que “cumplan bien” con el protocolo de elaboración, destacó.

La técnica de elaboración es la que indica el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires. “Se siguen los pasos de manera rigurosa”, aseguró la jefa de Umaad (Unidad Municipal de Adquisición y Almacenamiento de Medicamentos), Silvia Bernardoni.

Nueva apuesta

Este año comenzó con una fuerte apuesta que apuntó a optimizar los tamaños de lotes y el número de producciones, que logró la elaboración de 50 kilos de alcohol en gel distribuidos en cuatro producciones de dos sublotes.

Se mejoró el tamaño del lote y el número de alumnos que puede acceder a la información y a la experiencia de elaborar un producto con la técnica que establece el Colegio de Farmacéuticos”, agregó Bernardoni, que destacó que cada proceso se realizó con la supervisión de un farmacéutico responsable del Sistema Integrado de Salud Pública.

De todos modos, la docente de laboratorio dijo que tenían la expectativa de hacer, al menos, una producción más pero que, por distintas cuestiones, no se logró. De todos modos lograron cumplir con cuatro.

En cada caso, los insumos los provee el Hospital, mientras que la escuela presta las instalaciones y la mano de obra con un fin educativo.

El trabajo

Al igual que en las anteriores experiencias, el proceso comenzó alrededor de las 8 y demoró poco más de una hora una vez que se completó el trabajo previo de hidratación del polímero.

Una vez formado el gel, se le corrige el PH para que “sea estable y compatible con la piel, y luego se le agrega el alcohol y la glicerina”.

Luego se avanza con el embotellado del producto y el lote se entrega al Sistema Integrado de Salud Pública.

Es una experiencia que quizás en otras escuelas no se puede hacer y además ayudamos al Hospital, lo que es bastante importante”, destacó uno de los estudiantes sobre el impacto de las prácticas.

Y en cuanto la técnica que establece la entidad bonaerense, concluyeron que “pensamos que iba a ser difícil” la elaboración pero los conocimientos adquiridos les permitieron entender el mecanismo.

 

En el año, estudiantes de Técnica 2 elaboraron unos 50 kilos de alcohol en gel para el Hospital